Las cinco del viernes (26 de septiembre, 2014)

Las cinco del viernes (26 de septiembre, 2014)


Empezaba esta semana viendo una de las películas de mi inagotable watchlist y escribiendo una critiquilla en Letterboxd: Fading Gigolo.

Me gusta, a veces, leer otras opiniones y así se encuentra uno comentarios como este (CINÉFAGOS ANÓNIMOS: LA CRÍTICA: Aprendiz de gigoló) que critican a Turturro por no ser Woody Allen, o este de Miguel Muñoz a quien la peli también se le queda corta: Crítica | Aprendiz de gigoló | El Antepenúltimo Mohicano.
Una de las cosas que más me han gustado de la peli es su (para mí) excelente banda sonora, pero a Guillermo Navarro le sobra todo, salvo La violetera: FILM DREAMS: APRENDIZ DE GIGOLÓ ( 2013 ).
Ante tanta crítica negativa desencantada y negativa, me quedo con esta entrada: interesante e informativa: ¿Por qué suena ‘La violetera’ en ‘Aprendiz de gigoló’, de John Turturro? >> Versión muy original >> Blogs EL PAÍS.

¿Cómo ha acabado La violetera en mitad de una película rodada en Nueva York? ¿Tal vez porque el personaje de John Turturro es florista? ¿O es por un homenaje más soterrado? Según Eugenia Montero, sobrina nieta del mítico compositor José Padilla, el autor de La violetera, Valencia o El relicario, y heredera de su legado, Turturro homenajea de forma indirecta a su tío, ya que el cineasta neoyorquino empezó a ver cine en una sala en el barrio de Queens bautizada como Valencia.

Jesús Travieso, en cambio, incurre en un grave error: escribir una entrada, con un titular amarillo chillón, sobre una serie que nadie ha visto. No comprendo cómo HBO, con la pasta que gana, no contrata a ojeadores con tan buen ojo: Colin Farrell y Vince Vaughn en True Detective: un grave error de la HBO | Solo un capítulo más

A pesar de todo lo anterior, y como es obvio, no vamos a dejar de ver True Detective. Lo que muchos sí haremos es presentarnos ante ella con ciertas reticencias por la actuación de ambos, todo lo contrario que con Harrelson y sobre todo McConaughey, donde el sentimiento era de expectación. El tiro en el pie que se ha dado la HBO es evidente.

En Relato Enmarcado escriben un artículo que contiene algunos de los ingredientes que le pido a una entrada en un blog: originalidad, subjetividad, información, buena música y Bill Murray..
Una entrada (El mito del Don juan a ritmo de ethio-jazz) en un blog para enmarcar. Esta es su “filosofía”:

Si el cine, como dice Ettore Scola, es un espejo pintado, un espejo que muestra una ilusión universal constante, el reflejo del mundo filtrado por la subjetividad de la mirada individual, nosotros nos proponemos desvelar los juegos de espejos y paralelismos que tienen lugar en el cine, así como las intertextualidades y los guiños entre distintas obras.

Hablando de música, esta semana he descubierto un blog de blogs (más exactamente un agregador de blogs) que me está resultando utilísimo a la hora de convertir mi wishlist musical en entradas reales en mi discoteca: Bloglovin.
Fundado en un garage de Taby, Suecia en 2007 por Dan Carlberg, Daniel Swenson, Patrik Ring, Mattias Swenson y Daniel Gren, dice Bloglovin’ – Wikipedia, the free encyclopedia:

Bloglovin is a platform that allows users to read, organize, and discover their favorite blogs on mobile and desktop. It is a design-focused platform that aggregates feeds from sources with RSS feeds, allowing users to discover and organize content.[1] As of April 2014, Bloglovin’ reaches over 16 million global users monthly.[2] Bloglovin caters primarily to the “lifestyle” crowd.[3] 90% of Bloglovin’s users are female.[4]

Pues eso.

Y, bueno, para celebrar que hoy empiezo un curso sobre Programming Languages organizado por la Universidad de Washington, les dejo una curiosa y divertida entrada en Cinemanía: “¿Quieres que ‘hackee’ el planeta?”: 10 errores tecnológicos de película.

Hay un denominador común en todas las películas de corte tecnológico: un personaje enciende un ordenador, se pone a teclear sin sentido números y letras de color verde por la pantalla y todo acaba resolviéndose. Puede ser el vecino hacker que no conoce fronteras o las habilidades adquiridas por ciencia infusa de ver MacGyver de pequeño. El caso es que para salir de una espiral argumental que se ahoga sobre sí misma, unos comandos UNIX siempren son una buena solución.

Nos vamos, tecleen Ctrl+Alt+supr en su teclado. A ver que pasa.